¡Ya nada se interpondrá en mi camino!

Es mas poderosoEn uno de los primeros cuentos que escribí en mi vida, sin duda un plagio descarado de las historias de Conan el Bárbaro, quería mostrar que el protagonista se sentía vacío viviendo en un ambiente de lujo. Para llegar a esta confesión no se me ocurrió nada mejor que hacer entrar a otro personaje y que le preguntara:

—¿Cómo te sientes?

A lo que mi protagonista respondía inmediatamente:

—Vacío. Este ambiente de lujo no es para mí.

Ole. 14 añitos y ya estaba hecho un puto Hemingway.

Seguir leyendo “¡Ya nada se interpondrá en mi camino!”