En los bosques de la noche

en los bosques de

“En los bosques de la noche” es el segundo verso del poema El tigre de William Blake.

Soledad Capurro lo tradujo así:

¡Tigre! ¡Tigre!, reluciente incendio

En las selvas de la noche,

¿Qué mano inmortal u ojo

Pudo trazar tu terrible simetría?

Selvas suena más a junglas y se ajusta más al hábitat natural del felino real, pero bosques me gusta más, porque a los europeos nos resulta más cercano, y porque Blake no estaba escribiendo un documental de animales de la 2, sino una metáfora sobre el horror y la brutalidad, que coexisten con la inocencia en este universo supuestamente creado por un Dios benigno. Tanto ‘tigre’ como ‘bosques’ y ‘noche’ podrían ser a la vez reales y simbólicos, y hallarse en la mente de tod@s nosotr@s.

Mucha gente adora este poema, porque tiene un toque infantil, en la fascinación de los niños por los animales feroces, y a la vez sugiere una oscuridad profunda que resulta aterradora. Quizá por eso ha sido utilizado repetidas veces para títulos. Hay una gran novela de fantasía/ciencia ficción titulada Tyger, Tyger! , y un episodio de la serie animada de Batman con el mismo título. Hay dos novelas y una película tituladas titulada Burning Bright (reluciente incendio en la traducción de Capurro. “Ardiendo brillante” o “con viveza” en una traducción literal). Hay cuatro libros titulados Fearful Symmetry. Hay un episodio de la serie Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, con el diseño de las páginas que cuentan la historia perfectamente simétrico, que también se titula Fearful Symmetry. Y lo mismo un episodio de la serie Expediente X. Y una novela de Audrey Niffenegger que se titula Her Fearful Symmetry. Y discos. Y canciones. Y documentales…

No podemos dejar tranquilo a Blake y a su tigre.

The_Tyger_YCBA_1794
Una de muchas versiones del grabado creado por Blake.

Siempre he querido escribir una historia que se titule En los bosques de la noche. Para mí resume el sentimiento de terror y fascinación que provoca la oscuridad y lo desconocido. En su día empecé varias historias con ese título, tratamientos dirigidos a escribir un guion de cine. Solían tener en común unas tramas algo truculentas y algún elemento sobrenatural.

La historia iba mutando y cambiando de personajes y de trama, y siempre volvía al título: En los bosques de la noche, como si fuera un paraguas que recogiera todas esas variantes. En algún momento pensé en plantearla como una serie. Estaría ambientada en una ciudad sin identificar, de noche, y seguiría a distintos personajes, todos los cuales tendrían algún roce con lo sobrenatural.

Años más tarde escribí un guion sobre una mujer que viaja a una ciudad en el corazón de Rusia, junto a los montes Urales, que buscaba a una hermana desaparecida en su infancia, y que podría haber crecido como la hija adoptiva de un brutal gangster reconvertido en oligarca. Decidí titularla, una vez más, En los bosques de la noche.

La hermana de papel cover
Aunque no aparecían muchos tatuajes mafiosos en el guion, ésta era la sensación que buscaba transmitir…

La primera versión de ese guion salió lo bastante bien como para ganar en 2010 un concurso en Hungría, que me dio la oportunidad de desarrollar la historia en un maravilloso taller de escritura guion internacional en Grecia, organizado por el Mediterranean Film Institute. Ya había participado con otro guion en ese mismo taller unos años antes, así que fue un reencuentro feliz con caras conocidas y una experiencia muy enriquecedora para mi escritura.

Con todo, yo era consciente de que al guion le faltaba mucho para estar claro. Y aparte de los tutores, también me lo dejó claro Dimitrios Emmanoulidis, uno de los organizadores. “Sí, tu guion era mucho mejor que los otros que participaban en el concurso”, me dijo, “pero tampoco es que me dejara impresionado. No deja impresionado. Y el título está muy bien. Es muy potente. Pero no encaja con la historia, le queda grande. Aún no te lo has ganado”.

El eterno aspirante al título

Tomarse bien las críticas negativas es parte de la profesionalidad de un escritor. Si tiene razón el crítico, te ayudará a mejorar la historia. Si no la tiene, pues nada, sigues adelante sin hacer caso. Pero tampoco vamos a engañarnos: fastidia. Te fastidia no haberlo hecho bien. La crítica del bueno de Dimitrios me fastidió, pero sabía que tenía razón.

Mi participación en el taller de Grecia fue solo la segunda fase de un largo proceso de reescritura. En determinado momento, releí el guion, y decidí que, a pesar de haber mejorado mucho, seguía sin merecerse el título. Así que se lo cambié.

No pierdo la esperanza. Seguiré trabajando y aprendiendo, y algún día escribiré una historia lo bastante buena como para titularse En los bosques de la noche.

 

 


 

El arte de William Blake, bendito sea, está en el dominio público. Volveré a hablar de él porque no se puede vivir sin Blake.

La ilustración de los mafiosos rusos y la niña pelirroja la elaboré con imágenes con licencia Creative Commons…. o eso creo recordar. Si alguna imagen está protegida por derechos de autor, pido disculpas al titular y la retiraré si él o ella así lo desea.

Querid@ productor/a que por alguna razón estás leyendo esto. Tengo muchas ideas para esa serie de toque sobrenatural titulada En los bosques de la noche. Si te interesa, escríbeme y hablamos. ;)

Deja un comentario / Leave a Reply

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s